La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Vecinos de Cuenca muertos por los Carlistas durante los días 13, 14 y 15 de julio de 1874

Historia


Los días 13, 14 y 15 de julio de 1874, los ciudadanos de Cuenca sufrieron la visita del pretendiente el infante Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este y su esposa María de las Nieves de Braganza, acompañado de sus tropas. Los vecinos de Cuenca volvieron a padecer tres jornadas angustiosas, de terror y muerte. Tres días de sangre y fuego que vistieron a la ciudad de luto, como había sucedido sesenta y tantos años antes con la soldadesca napoleónica. Fue una desigual pelea toda vez que los defensores eran en número y en armamento muy inferiores al de los atacantes.

La escasa guarnición que hubo de defender la plaza, exhausta después de tres días de combatir sin tregua, no se desanimó y peleó por las calles heroicamente, lucha que sólo acabó a las cuatro de la tarde del día 15 cuando, acorralados aquellos valientes en las ruinas de lo que hasta pocos años antes había sido cárcel de la Inquisición, agotadas sus fuerzas y desfallecidos por el hambre, la sed y el cansancio, toda resistencia resultaba inútil.

Tras el dolor padecido, a la población de Cuenca le cupo el honor de haber protagonizado uno de los más heroicos hechos de armas que tuvieron lugar en la tercera guerra Carlista.

 

FOTO

Ésta es la relación de los caídos en aquellos terribles días de julio de 1874:

-Anselmo Salas Sanz, de 54 años, casado. Tenía tres hijos. Cesante. Muerto en el sitio conocido por La Alameda.

-Anico “el de La Ventosa”, de 40 años y soltero. Mendigo. Infeliz con idiocia, asesinado horriblemente a pretexto de que había dado muerte a un capitán de zuavos.

-Antonio Benítez Gascón, de 60 años, viudo y con tres hijos. Portero de Hacienda. Liberal defensor de la plaza hasta que lo asesinaron en su misma oficina  por calificarlo de cipayo.

-Bernardo García Abejar, de 35 años y casado. Zapatero. Voluntario, muerto en su huida por el barrio del Castillo y arrojado a un peñasco en su agonía.

-Enrique de Escobar Valdeolivas, de 50 años y viudo. Comandante retirado. Muerto bárbaramente por una turba carlista que penetró en su casa. Ya cadáver, lo arrojaron por un balcón y su anciana madre fue herida al tratar de impedirlo.

-Eusebio Rodrigo Algarra, alias Huevo, de 38 años y soltero. Sillero. Había pertenecido a la facción carlista y, reconocido, fue primero maltratado y después muerto.

-Francisco Solaz Navarret, de 50 años, casado y cuatro hijos. Buñolero. Voluntario, defensor de la calle de La Moneda. Hecho prisionero por excitación de un malvado que contribuyó a varias desgracias, fue muerto y su esposa cruelmente maltratada.

-Félix Gómez Calleja, de 65 años, casado y con 3 hijos. Jornalero. Asesinado en su casa y en presencia de su mujer, por encontrarlo turbado y suponerlo cipayo.

-Jerónimo Ballesteros Marco, de 50 años, casado y con dos hijos. Jornalero. Voluntario y prisionero. Hallándose enfermo y no pudiendo continuar la marcha, acabaron con su vida en el caserío de la Mota.

-Inocente Cornago Barrios, de 25 años y soltero. Veterinario. Voluntario, fue violentamente sacado de la cama y muerto en los brazos de su madre, a quien los asesinos hirieron en una mano.

-Isidoro Redondo Mellado, de 40 años, casado y cuatro hijos. Cartero. Voluntario, fue maniatado por varios carlistas  y asesinado por instigación de una mujer que lo acusaba de haber dejado de entregarle algunas cartas.

-José Jiménez Collado, de 50 años, casado y tres hijos. Recaudador de consumos. Voluntario. Herido en el Castillo. Prisionero y fusilado en el término de Cañada del Hoyo, a tres leguas de la capital.

-José Antonio García, de 40 años, sin datos de su estado civil. Peón caminero. Defensor de esta plaza, fue hecho prisionero, paseado exánime por las calles y fusilado en la bajada  a la ermita de las Angustias.

-Juan García Almonacid, de 35 años, casado y cuatro hijos. Albañil. Defensor de la plaza, fue asesinado por una turba a instancias de un carlista de la ciudad.

-Jorge Martín Muñoz, de 45 años y casado. Guarnicionero. Valiente defensor de la puerta del instituto, fue hecho prisionero  al salir del Gobierno Civil. Calenturiento,  lo pasearon por las calles con el propósito de que desfalleciese y finalmente lo fusilaron en la bajada de las Angustias.

FOTO 2

-Joaquín Recuenco Mayordomo, de 55 años, viudo y con dos hijos. Cesante. Liberal, lo llevaron prisionero y lo asesinaron a bayonetazos en el término de Zafrilla por no poder continuar la marcha.

-Lorenzo de Vela Pérez, de 35 años y soltero. Empleado. Voluntario y hecho prisionero, enfermó y perdió el conocimiento en la marcha, muriendo en Cañada del Hoyo.

-Modesto Torija Barambio, de 35 años y casado. Tabernero. Muerto a pinchazos por las calles de la ciudad, sin conseguir indulgencia con sus ayes lastimeros, con el pretexto de haber quitado la vida  a dos zuavos que tenía alojados en su casa.

-Marcelino Ramos Moya, de 50 años y casado. Portero del Gobierno. Voluntario. Refugiado en el Seminario fue en él asesinado.

-Marcos Rasos Ugena, de 40 años, casado y padre de tres hijos. Herrero. Carlista pacífico muerto en la puerta del Postigo por negarse a recoger un cadáver.

-Miguel Mejía Martínez, de 23 años y soltero. Zapatero. Entusiasta liberal, huyó por las alturas de la Hoz del Huécar, cayó de lo alto de un peñasco y quedó oculto en la maleza. Visto por los carlistas, lo colocaron de pie y lo fusilaron, despojándolo completamente de sus ropas.

-Mauricio Ojeda Palomo, de 30 años y soltero. Jornalero. Voluntario y prisionero, fue asesinado en el término de La Cierva por blasonar de liberal y no poder continuar la marcha.

-Mariano Martínez Sanz, de 40 años y casado. Cesante. Prisionero y muerto como el anterior en término de Cañada del Hoyo, a tres leguas de la capital.

-Miguel Martínez Ballesteros, de 70 años y viudo. Panadero. Conocido por carlista.

-Manuel Almonacid Saiz, de 40 años, casado y con tres hijos. Tejedor. Muerto de un balazo al asomarse a sus ventanas  para reconocer si venía en las facciones un hijo suyo carlista.

-Marcos Delgado, de 50 años y casado. Garbancero. Conocido por carlista, fue asesinado por no abrir pronto la puerta de su casa.

-Mariano Castellanos Recuenco, de 25 años y casado. Empleado de consumos. Voluntario hecho prisionero y fusilado en el barrio del Castillo.

-Nicolás Pérez Ceballos, de 60 años, casado y con tres hijos. Agente de orden público. Oculto en una habitación contigua a su morada, fue descubierto y atado; a continuación lo sacaron a la calle y lo mataron a muy corta distancia de su casa.

-Pedro Díaz Escamilla, de 40 años, casado y con tres hijos. Alpargatero. Voluntario, lo mató una turba carlista a bayonetazos cuando lo encontraron  en los desvanes de su casa ya herido, en la defensa de la población. Su cadáver fue destrozado y herida y maltratada su esposa cuando luchó por impedirlo.

-Plácido Palomino Vergara, de 60 años, casado y con dos hijos. Sastre. Voluntario, hecho prisionero fue acribillado a bayonetazos en término de La Cierva, por no poder proseguir la marcha.

-Perfecto Santa Cruz Ramírez, de 50 años, casado y con seis hijos. Empleado. Alférez de voluntarios. Abatido, perdió el conocimiento en la marcha y lo fusilaron en término de Cañada del Hoyo.

-Rufino Funes, de 60 años y soltero. Jornalero. Exclaustrado, carlista. Fue hecho prisionero y muerto en término de La Cierva.

-Ramón González Panuso, de 68 años y casado. Militar retirado. Muerto por republicano a espalda de la calle de Madereros.

-Román Alcolea, de 45 años, casado y con cuatro hijos. Zapatero. Destinado por los carlistas a la conducción de un parte, fue asesinado a su regreso en la carretera de Valencia.

FOTO 3

-Saturnino Martínez Calleja, de 35 años, casado y con cinco hijos. Zapatero. Voluntario, se refugió en casa de un hermano político, y al ser descubierto asomándose a una galería le dispararon desde la calle. Agonizante lo bajaron y murió, despojándole de sus ropas.

-Tomás Sepúlveda Martínez, de 28 años, casado y con un hijo. Esquilador. 

-Victoriano de León Cercenado, de 47 años, casado y con seis hijos. Alguacil.

Voluntario, cuando regresaba a las casas consistoriales, después de entregar un parte oficial a Villalaín, fue reconocido por una turba, entre la cual había carlistas de la población, y lo pasaron a bayonetazos, arrastrándose en su agonía

-Un desconocido de entre 25 y 30 años. Vestía pantalón y levita de lanilla. Hallado muerto dentro de la fortificación y sitio de jardines de los Expósitos.

MUERTOS A CONSECUENCIA DE HERIDAS RECIBIDAS DURANTE EL SITIO

  • Francisco de la Peña, teniente coronel de la Reserva de Toledo.
  • Anastasio Sacedón, sargento segundo de la Guardia Civil.
  • Miguel García Contreras, soldado de Caballería.
  • Tereso Jiménez, peón caminero.
  • Cecilio Yubero, guardia civil.
  • Félix Gómez Calleja, soldado.
 
 

FOTO 4

 

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Notas relativas a la Guerra de la Independencia en Cuenca y provincia (III)

Batalla de Talavera, en la que participó Bassecourt, el 28 de julio de 1809 El 22 de junio, el comandante general de Cuenca Luis Alejandro Bassecourt [...]

De aquellos polvos estos lodos

De aquellos polvos estos lodos

Suele suceder que, cuando detectamos un problema, como sucede con los incendios forestales, este nos muestra lo que se suele decir la punta del iceberg, [...]

El diamante de la alimentación

El diamante de la alimentación

Si hay un producto que forma parte de nuestra vida es sin duda alguna el ajo y está, como dicen por ahí, hasta en la sopa. Sus magníficas [...]

Adiós, otra vez, a los multicines

Adiós, otra vez, a los multicines

Cuando unas salas de cine cierran, la primera y básica razón que se le ocurre a cualquiera es que no son rentables. Mucho ha cambiado la [...]

Pintar para disimular

Pintar para disimular

Lo del arreglo de carreteras en la provincia de Cuenca parece que va a consolidarse como una de las asignaturas pendientes de los distintos gobiernos [...]

'Mangana', faro de historia. El Seminario Conciliar de San Julián

Es mucho lo que se ha escrito sobre esta insignia histórica, bien y mal, atinado y desacertado pero hay que reconocer que Mangana ha representado [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: