La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

¿Y si nos quitaran el título Ciudad Patrimonio de la Humanidad?

Actualidad


Sin ninguna duda, muchas habrán sido las veces, que durante estos días por el Real de la Feria de la capital hispalense se habrá podido escuchar eso de Sevilla tiene un color especial… En mi sobriedad castellana, no les envidio, porque para mi nada es igualable al cromatismo de mi Hoz del Júcar. Y ahora en primavera, es un derroche, una explosión de vida, de esa vida a la que me agarro porque mis cansados huesos me traen a la memoria esos versos de nuestro Jorge Manrique:

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;

Y si inigualable es el color, no menos lo es su olor; olor a ozono tras una tarde de tormenta. Así, con este arrebol que ha quedado en el cielo, me dispongo a disfrutar de las delicias que tan generosamente me ofrece mi Cuenca con un paseo que inicio en la Puerta de San Juan con intención de llegar hasta el Recreo Peral y volver. Puerta de San Juan… si Martín Alhaja levantara la cabeza… uno de los puntos de nuestra ciudad con más historia, leyenda o no, convertido en un pasaje sucio, lúgubre y sirviendo de urinario descontrolado… a hacer gárgaras el olor a ozono. Si lúgubre es de día, no quiero ni imaginar lo que será de noche, sobre todo tras levantar la vista y ver el estado en el que se encuentran alguna de las farolas. Este tiempo atrás lo calificaba como alumbrado escatológico, pero lo que de verdad es, es milagroso que de esto salga luz. 

Como milagroso es también, comprobar que a medida que vas bajando, los muros se mantienen en pie. ¿Por cuánto tiempo? A este paso va a ser por poco, y su futuro más probable va a ser el de una auténtica escombrera dada la profusión de grietas que presentan, y ayudado por el nada favorable clima de los inviernos conquenses.

Uno de los múltiples paseos hermosos que Cuenca tiene, uno de los más diría yo, pero lamentablemente, en un estado penoso de abandono y totalmente descuidado. Las zonas reservadas para ajardinamiento… llenas de escombros y malas hierbas. La ladera desde Mangana a la Cuesta es lo más parecido a la planta de oportunidades de “Guarrerías Preciados” por lo que en ella encontramos: mesa de cocina, mesa de cuarto de estar, carrito de supermercado, andamios, cuerdas gruesas… El grado de incivismo de los ciudadanos no tiene justificación y es absolutamente condenable; hay que ser muy, pero que muy cafre, para arrojar todo esto en un lugar como este, o en cualquier lugar que no sea un vertedero autorizado.  Pero el hecho que el ayuntamiento no tome cartas en el asunto, y en dejación de sus funciones no retire toda esta basura del lugar, hace que porquería llame a porquería y el problema sea cada vez mayor. No puedo apartar la vista de esta ladera porque el espectáculo es dantesco. ¿Recuerdan ustedes aquella famosa tormenta de invierno que padecimos en enero de 2021, la famosa Filomena? ¿Es de recibo que habiendo pasado más de un año, aún se encuentren los árboles derribados sin retirar? ¿De verdad puede soportar una ciudad como Cuenca, ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, una desidia de este calibre? Resulta paradójico, que el Ayuntamiento se dedique a talar árboles por toda la ciudad, con dudoso rigor técnico, pero en cambio, los chopos que aparecen en una de las fotografías que les adjunto se encuentren dentro del recinto de una ciudad, repito, Patrimonio de la Humanidad.

En fin, sigo bajando los escalones de esta, a pesar de todo, preciosa Cuesta de San Juan, escalones por los que me voy jugando, sino el tipo, seguro que un esguince sí, porque están pidiendo a gritos una urgente intervención. Y cómo no, dejo a un lado las sempiternas vallas de metal, que van camino de convertirse en un resto arqueológico de una pasada intervención, vallas que empiezan a competir en su perpetuación con las no menos eternas vallas de la bajada a Las Angustias.

De esta manera tan poco bucólica llego al final de la Cuesta, agotado, no tanto físicamente a pesar de mi edad, como anímicamente por el panorama que una vez más, ofrece mi Cuenca, o quizá debería decir, panorama con el que engalanamos a nuestra Cuenca, porque Cuenca, a pesar de nosotros, nos sigue ofreciendo lo mejor de ella misma. La tarea de encontrar un banco en donde aliviar ese cansancio, a veces te depara sorpresas indeseables. Mobiliario urbano en pésimas condiciones, no sólo los bancos, los letreros indicadores rotos o agotando las posibilidades de indicar. Del asfaltado, o mejor dicho, del no-asfaltado, poco hay que decir; no caben más baches por metro cuadrado.

Seguimos agrediendo a Cuenca, seguimos consintiendo que los responsables de velar por mantenerla en las condiciones que una ciudad Patrimonio de la Humanidad se merece, nos sigan mintiendo con promesas incumplidas, con intervenciones improcedentes, y con la dejación de sus funciones para revertir el estado de degradación en el que Cuenca está sometida. SEGUIMOS OSTENTANDO ESTE TÍTULO, PERO A LO PEOR UN DÍA NOS DESPERTAMOS Y RESULTA QUE NOS LO HAN QUITADO… Y BIEN MERECIDO LO TENDREMOS.

Texto: La Opinión de Cuenca

Imágenes: Fotografías de parte del recorrido desde la Puerta de San Juan hasta el Recreo Peral


La Santa Hijuela de Carboneras de Guadazaón

La Santa Hijuela de Carboneras de Guadazaón

Todos los días, en todos los lugares del mundo, Jesús se manifiesta en la Eucaristía, es lo que creemos los cristianos en un acto [...]

Fertilización sostenible de los cultivos

Fertilización sostenible de los cultivos

Para el crecimiento de las plantas se necesitan tres nutrientes básicos: el carbono, el hidrógeno y el oxígeno. El primero lo consiguen [...]

Sigue el castigo

Sigue el castigo

Glorioso San Isidro Labrador Tú, sabes bien lo duro que es cultivar la tierra pues fuiste agricultor durante la mayor parte de tu vida. Dios [...]

¿Aprendemos de las abejas?

¿Aprendemos de las abejas?

Nadie duda ya a estas alturas de que la miel es un producto exquisito. Es complicado que en la carta de un restaurante no aparezca postres con ella, incluso [...]

Endivias, a la luz de nuestras mesas

Endivias, a la luz de nuestras mesas

Llegaron a nuestra provincia, en concreto a Minglanilla, podríamos decir que por casualidad. De las seis empresas que acoge nuestro país [...]

Aceite fdh, calidad con sabor y olor a La Mancha Alta

Aceite fdh, calidad con sabor y olor a La Mancha Alta

En una provincia tan extensa y variada como la conquense, los pequeños tesoros no dejan de aflorar normalmente de la mano de quienes más [...]

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: