La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Belleza y heroísmo contra las alambradas (II)


Doblan las campanas: Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la masa. Si el mar se lleva un terrón, toda Europa queda disminuida, tanto como si fuera un promontorio, o la casa señorial de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; y por consiguiente, nunca preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti.

 - John Donne, Devotions Upon Emergent Occasions,

Meditación XVII. 1624-

Doblan las campanas en esta maña áspera de finales de noviembre. Ha llegado el invierno con un color y sabor fríos, el correr de las nubes dan un toque más efímero al camino de las aliagas. Los marrones, el verdor de las encinas, el refulgir de los olivos, montones de sarmientos en las lindes… Doblan las campanas. Ha muerto Isabel Cervera, sus movimientos frágiles y dulces, su sonrisa amable e infantil…; amaba la belleza, vivió,.. soñó.

La muerte señorea entre los olivos y una desolación desgarrada me empuja. Merodea la mirada de Atenea, el ojo glauko de Atenea que brilla y refulge, que ve a través de la noche; ella hace visible lo que es invisible. Glaukós nombra el radiante refulgir del mar, de los astros, de la luna y del olivo. Píndaro (518-438 a. C), cantando a la isla de Rodas y a sus habitantes, dice:

La misma de los ojos glaucos, empero, les
concedió superar en todas las artes a los
habitantes de la tierra, con manos de las mejores trabajadoras.

Los griegos inventaron a los dioses `para soportar la vida… Nietzsche (1844-1900) nos habló de la muerte de Dios: Dios ha muerto. Dios sigue muerto. Y nosotros lo hemos matado. ¿Cómo podríamos reconfortarnos, los asesinos de todos los asesinos? El más santo y el más poderoso que el mundo ha poseído se ha desangrado bajo nuestros cuchillos: ¿quién limpiará esta sangre de nosotros? ¿Qué agua nos limpiará? ¿Qué rito expiatorio, qué juegos sagrados deberíamos inventar? ¿No es la grandeza de este hecho demasiado grande para nosotros? ¿Debemos aparecer dignos de ella? -Nietzsche, La gaya ciencia- Ausencia de la esencia, ausencia de la moralidad cristiana, rechazo a un orden cósmico universal y a la objetividad de una ley moral; dificultad de mantener un sistema de valores conduce al nihilismo, por lo que hay que buscar valores más profundos que los cristianos… Y, tras el vacío, el “superhombre”, el endiosamiento del hombre, que no admitirá un poder por encima de de él mismo. Ante todo esto, Nietzsche reclama la necesidad y la obligación de construir un mundo de amor y de belleza… El arte es la misión suprema y la auténtica actividad metafísica de la vida.

El arte, la belleza… Pronuncio nombres, grito nombres,… padre, madre, amor… Uno mi voz al silbido del viento, y canto, canto…como el lamento de Chabuca Granda: Cómo será mi piel junto a tu piel…Y cómo serán mis despertares…, cardo o ceniza… Las aliagas, los sarmientos y los cardos callan.

Llego a la calle de D. Ramón Rubio, de las veinte casas solo dos están habitadas; en una de ellas vivió Isabel… Vacío y ausencia. ¿Estará en estas casas atrapada la belleza? Tiempo, misterio, abandono, dolor, sueños atrapados, muerte,… También existe la belleza entre los harapos. Al llegar a mi casa buscaré la imagen de Atenea Niké atándose la sandalia, esculpida en el templo de Atenea Niké o Victoriosa que se encuentra en la acrópolis de Atenas para conmemorar la victoria de los griegos sobre los presas en la batalla de Salamina (480 a, C.).

¿Puede la belleza conmemorar una batalla, la victoria sobre otros, la guerra, el dolor, la destrucción, la tragedia? La belleza y la guerra…

El Templo de Atenea Niké, o Atenea Victoriosa, conmemora la victoria sobre los persas en la batalla de Salamina (480 a. C.). La idea de su construcción en la Acrópolis de Atenas surgió en el449 a. C., tras la paz con los persas (Paz de Calias). Sin embargo, Pericles se opuso a la construcción del mismo y las obras no empezaron hasta el 421 a. C., iniciada ya la guerra del Peloponeso (431-404 a. C.).

Los arquitectos Calícrates e Ictino, diseñaron y construyeron un pequeño templo de orden jónico en la entrada que domina la subida a la Acrópolis. Atenea Niké, símbolo de las victorias navales, ahora la diosa sin alas (áptera) para que no pudiera abandonar la ciudad.

En el friso del templo se representa a Atenea, Zeus y Poseidón ayudando a los atenienses, sumidos en ese momento de la construcción en la guerra del Peloponeso contra Esparta… Una guerra entre Atenas y Esparta… Los espartanos, lacónicos, taciturnos, aparentemente lentos, que exaltaban la fuerza como arma de guerra, adiestraban con tácticas de guerra a los mejores con una dureza feroz e iniciática. Esas tácticas se han mantenido y sofisticado como una constante hasta la actualidad en ese desafío de odio y poder de los totalitarismos. Decía Herodoto: a los que matan, los espartanos los matan de noche, de día no matan a nadie. Mundo de violencia, de emboscadas, de secreto del mal para una sociedad que se consideraba igualitaria pero como una secta iniciática que rechaza al diferente, al extranjero; parecía que solo respetaban la sabiduría de la sangre. En Esparta se llega incluso a prohibir la escritura, el lujo o la abundancia; solo se permitía el exceso en la guerra, concebida como un espectáculo solemne y terrorífico… Licurgo, del que poco se sabe con certeza (se le sitúa hacia el 800 a. C.), sería el gran legislador militar de la sociedad espartana, al que parece que caudillos modernos han intentado imitar… Los espartanos reconocían un orden social basado en el odio y en la no cohabitación con los enemigos vencidos, reduciéndolos a las afueras de la ciudad como esclavos; y consiguieron que el terror fuera percibido como normalidad. Difundieron que la virtud y la ley era una forma de engaño. El Estado se mantenía gracias al miedo, al ataque, a la utilidad; incluso Licurgo cuando no se consideró útil decidió morir de hambre como algo virtuoso y eficaz para Esparta, tierra donde se erigió un templo al Miedo, tierra también de los sofistas…

Los espartanos consideraban que los atenienses eran charlatanes, distraídos, banales. Atenas, amiga de la palabra, de los discursos, de la palabra que fluye en el ágora y en los propileos; descubridora de la excelencia del individuo, de la libertad, de la belleza, aunque también existía el miedo al ostracismo y a la condena a muerte.

Entre los relieves destaca el de Atenea atándose la sandalia, de la escuela de Fidias; los paños mojados, figuras divinas representadas en momentos de la vida cotidiana como atarse una sandalia, en un intento de alejarse del idealismo del primer clasicismo para iniciar el Estilo Bello, suave y elegante. La obra, atribuida a Kalímacos (apodado “el que apura el arte”, maestro del detallismo”), muestra un trabajo exquisito que llevó al clasicismo a una mayor elegancia, tanto en las posturas como en el tratamiento de los paños mojados que podríamos denominar pictórico, dando a las telas un juego de claroscuros elegante y rítmico, un lenguaje corporal de danza bajo una luz sutil, anunciando así el estilo de Praxíteles ya en el siglo IV a. C. Mundo de sosiego y de gracia infinita, delicadeza y refinamiento. Las figuras están mutiladas, pero poseen y emanan belleza. Una de las diosas de la victoria, deteniéndose a abrocharse la sandalia que se la soltado al andar. ¡Cuán deliciosamente ha sido captada esta momentánea detención, y cuán suave y airosamente caen las delgadas ropas sobre el hermoso cuerpo!…-E. H. Gombrich- El artista podía plasmar sus deseos y posiblemente fue poseído por la vanidad debido a su virtuosismo; la belleza conseguida era fruto de su conocimiento, no solo de la contemplación de la naturaleza. Los artistas griegos hermosearon la realidad del cuerpo humano razonándolo e intentando dotarlo del latir de la vida; parecían seres humanos pertenecientes a un mundo distinto y mejor, modélico, individual en un nuevo equilibrio: la creación de la belleza. Podríamos hablar de la perfección, de lo sublime, sabiendo que la perfección exige una cierta ocultación, y ésta se consigue con la peculiar “luz griega que protege lo oculto”. Vendas y velos, como una malla invisible, envuelven el mundo y las figuras; un velo que oscila con el viento. Vendas y velos que entrega Niké a los elegidos. Vendas que parecen enlazarnos al todo, que no siempre vemos, de las que podemos quedar prisioneros, que revolotean a nuestro alrededor y nos sentimos arrastrados por su corriente; cuando parece que se anudan, entonces nos sentimos abrazados por las vendas que forman un círculo. Y eso es la corona, lo perfecto. – Roberto Calasso-. En la iniciación, en las nupcias, en los momentos más significativos el velo significa que algo perfecto va a realizarse, algo incluido en el todo, el velo como el perfume de las cosas…

El individualismo, la plasmación de “los movimientos del alma” humana,… llegarían más tarde. Hacia 160 a. C. se erigía un altar en la ciudad de Pérgamo en el que se representa la lucha entre dioses y titanes, donde armonía y refinamiento han desaparecido; ahora dominan la fuerza dramática, la violencia terrible, burdos titanes, dioses triunfantes, dolor, tragedia, movimiento salvaje, desenfreno, relieve casi exento, vehemencia, impresión,... Es el momento de una nueva época: El Helenismo. Y los imperios orientales exigían magnificencia y opulencia.

El templo de Atenea Niké se construiría unos años en que las guerras y las epidemias devastaban el Ática. Era un momento de crisis y en los relieves del templo se representa a una diosa, una Victoria, con un gesto muy común y humano, con una gracia envolvente, como los paños que cubren e insinúan un hermoso cuerpo, gracias a la habilidad del artista, sin dramatismo, con un virtuosismo técnico ajeno a un tiempo que agonizaba. Un tiempo que agoniza en el Reino de la Belleza, cuando despierta el arte a la libertad, en el que los artistas adquieren conciencia de su maestría y poder, aunque todavía se les considerase artesanos, y las obras empezaron a interesar por sí mismas y no solo por su significación política o religiosa. Y en esos templos de dioses y hombres se confunden el bien y el mal, el terror y la belleza. El hombre siempre lanzado al mar de las incertidumbres, entre la luz y la oscuridad, encuentra un lugar para la Glaphyría, la elegancia.

Escucho, veo y anoto noticias que destacan los medios de comunicación:

Siguen los ecos de la Cumbre sobre el Cambio Climático en Glasgow…, pero no se habla de los grandes períodos climáticos estudiados de la Historia Geológica, especialmente conocidos los de la Era Cuaternaria; el final de la última glaciación, Würm, se vivió hace unos 15.000 años y el homo sapiens se fue adaptando a la nueva situación, nuevas formas de vida ante el paulatino calentamiento del clima que llevaría a la Revolución Neolítica… Son ya unos setenta días de erupción del volcán y seísmos, nueva colada llega al mar en La Palma. Huelga de los trabajadores del metal en Cádiz. Tensión entre ganaderos y policías en Talavera de la Reina. Sigue la llegada de inmigrantes a Calabria, 300 en Lampedusa, Canarias, Baleares, Grecia; tragedia en el Canal de la Mancha que reaviva la tensión entre Gran Bretaña y Francia. Crisis de suministros y aumento de costes de producción, falta de materiales para la modernización de la industria por el exceso de demanda después de la pandemia que ha provocado un cuello de botella y perjudica a todos; el mercado intenta maximizar el beneficio, pero debe dotarse también de un sentido moral para el interés común… No basta la queja, también importa el comportamiento de todos, nuestro comportamiento. Hay protestas en España de los trabajadores del metal, del aluminio, de la agricultura y de la ganadería, del transporte, de los funcionarios de justicia, de las peluquerías… Suben los precios de productos y materias primas básicas. Se manifiestan en la calle los cuerpos de seguridad contra la Reforma de de Seguridad Ciudadana, Ley Mordaza. La pandemia avanza en toda Europa y en España entramos en la sexta ola… Rebeliones en varios países europeos contra el confinamiento. Se intenta implantar el pasaporte COVID, mientras acecha la variante Ómicron surafricana que podría hacer cambiar protocolos e incluso elaborar nuevas vacunas, debido a la mayor facilidad que tiene la nueva variante para llegar a las células. A la vez, se encienden las luces de Navidad en las ciudades y llegan las aglomeraciones, las reuniones, cenas de empresas,… Se asiste a la victoria del chavismo en Venezuela, con una altísima abstención. En Honduras se desconfía de la democracia, se denuncian violaciones, fraude, asesinatos de candidatos a gobernar, aumenta la pobreza… y la población emigra del país. Hay manifestaciones en Cuba y sanciones a periodistas de la agencia EFE, mientras llega a España Yunior García y hace declaraciones sobre la situación en su país… Se consolida la pérdida de democracia en Nicaragua con una manipulación manifiesta de las redes sociales por el populismo. El populismo está hiriendo a la democracia liberal. Bildu se suma a la aprobación de los presupuestos generales. Explosión por metano en una mina de carbón en Siberia Occidental. Los fondos europeos… ¿llegarán donde y cuando deban?, ¿habrá acuerdos dejando posturas maximalistas por todas las partes en las negociaciones para resolver los conflictos sin violencia?... Se celebra en París un “Foro por la paz”, “Foro de periodismo sobre migración” en Mérida. Se teoriza sobre ecoansiedad. La España vaciada sigue sin voz. No se ve estrategia que pare el déficit y la deuda por parte del Gobierno de España,… Hay división en los actos del Día de la Memoria de las Víctimas del Terrorismo.

Se ha celebrado el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia sobre las Mujeres, desde 2003 son 1.118 las víctimas en España, en 2021 hasta ahora son 37… La dignidad de la mujer, la dignidad de la persona hay que reclamarla y manifestarla cada día de forma clara y activa, tanto en la vida privada como en la pública. La dignidad es un valor inherente al ser humano, no es una cualidad otorgada, y no permite la humillación ni la degradación. Como Calderón, en El Alcalde de Zalamea, podemos decir que la dignidad es equivalente al honor y es patrimonio del alma y el alma es de Dios; por lo que la dignidad tendría un origen divino y universal… Un grupo de personas se manifiesta en Madrid contra el aborto y la eutanasia. En un “Congreso de católicos” se aboga por el servicio y la caridad política…

El templo de Atenea Niké se construía en unos años en que las guerras y las epidemias devastaban el Ática, parecía que el mundo agonizaba. Estamos en un mar de incertidumbres…, es nuestra condición… Y entre la luz y la oscuridad, ¿hay lugar para la Glaphyría, la elegancia?

(Continuará...)

 


Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: