La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Cerrado por vacaciones


Escribo estas pocas líneas con prisa, como si fueran las últimas gotas de la botella que acabo de apurar. Sigue haciendo calor, a pesar de que en la madrugada el termómetro se toma un pequeño descanso y deja que aparezca una leve brisa mitigadora del implacable sol que nos castiga durante el día.

Pretendo terminar esta columna y retomar la tarea que absorbe mi tiempo estos dos últimos días de julio, y que no es otra que hacer la maleta y procurar no olvidarme de nada que pueda necesitar allí donde voy a pasar el próximo mes de agosto.

Ya sé que resulta prosaico hablar de lo que estoy haciendo, pero la verdad es que las únicas neuronas que me quedan a estas alturas del verano, no están para filosofías, elucubraciones y análisis sesudos sobre cómo anda el país y cómo lo vamos a encontrar a la vuelta de las vacaciones. Eso sí, si es que volvemos, porque conforme están los precios de los carburantes, puede suceder que no nos quede dinero para llenar de gasolina el depósito y tengamos que dejar el coche aparcado y regresar andando.

Pesimismo aparte, lo cierto es que todos necesitamos un pequeño descanso; salir de la rutina cotidiana, ver gente nueva, sentir en la piel la brisa del mar, cerrar los ojos y dejar volar la imaginación. Necesitamos, tanto como respirar, dejar a un lado los problemas, llenar los pulmones de otros aires; evadirnos de la cruda realidad que nos rodea y pensar, aunque sólo sea por unos cuantos días, cómo nos gustaría que fuese el mundo. Salgamos de la monotonía y tratemos de volver llenos de optimismo y buenos propósitos, aunque no deja de ser cierto que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. Mejor no prometer, y dejar que el destino siga su curso, sin forzar situaciones según nos convenga.

Prometí no andarme con filosofías ni disquisiciones, y al final he caído en mi propia trampa. Lo mejor será ir poniendo fin a estas cuatro líneas, repasando lo que ya he ido metiendo en la bolsa de viaje, descartando todo aquello que no voy a necesitar.

Llevo ropa de sobra, un par de libros; varios crucigramas, un cuaderno para ir anotando sensaciones. No me olvido de coger todas las pastillas obligatorias y otras tantas ‘por si acaso’. Tampoco olvido un juego nuevo de pilas, ni la navaja multiusos, ni el cartón de tabaco. De lo demás, creo que no me olvido de nada. He desconectado las redes sociales y he puesto en ‘modo no estoy’ el móvil. Tengo claro el rumbo a seguir y solamente falta rematar ésta última columna, darle unos cuantos consejos a mi buen amigo el búho y cerrar la puerta con llave. Poco más me queda por hacer, salvo colgar un cartel bien visible advirtiendo a los inoportunos que un servidor no está ni para nada ni para nadie.

‘Cerrado por vacaciones’.

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: