La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

CRID


Ya han pasado unos cuantos años/lustros. Fue mi primer artículo de opinión en la prensa conquense que, todo hay que decirlo, resultó nonato porque no lo publicaron.

Pero esta no es la historia que quiero contar, que también podría, quiero hablar de la cuestión suscitada en ese temprano intento de opinión.

Proponía en él para Cuenca un futuro de desarrollo anclado en la ciencia y la tecnología. Empezaban a proliferar en esos años los llamados parques científico-tecnológicos, entendidos como cluster, ahora se llaman hub,s, en los que se concentraba y aceleraba la transferencia científica y técnica hacia las empresas.

Estudié el caso de Málaga que, con acuciantes problemas de desarrollo económico, apostó por ese camino. Al correr de los años, Málaga es un territorio en vanguardia de la innovación empresarial, mientras Cuenca se consume en la indigencia, de ideas, de futuro, de presente y de pasado.

Era un lugar común en aquellos años argumentar que, en el reparto de esta región, a Cuenca correspondía la cultura. Pues la cultura como motor económico tampoco y, curiosamente, en Málaga también.

Podía haber sido en Cuenca, pero ha sido en Talavera de la Reina. Se llama CRID, Centro Regional de Innovación Digital en sus siglas en español.
Es noticia reciente que Microsoft se ha incorporado a este centro junto a otras multinacionales tecnológicas como IBM, Palo Alto, Red Hart, AWS, Oracle, Telefónica, HPE y Esri.

Efectivamente, es también en Talavera, provincia de Toledo, donde ha caído, cual gordo de navidad, la instalación de un macrocentro de datos de la empresa “Meta”, matriz entre otras de Facebook, con una previsión de 1.000 puestos de trabajo.

El Centro Regional de Innovación Digital se puso en marcha hace cerca de dos años, en julio de 2020, en plena pandemia, y en estos casi 24 meses de funcionamiento se ha convertido en un punto de referencia a nivel nacional para el emprendimiento y la generación de ideas en el ámbito tecnológico. Todo conducía a “Meta”, y ni la pandemia pudo frenar el compromiso de la región con Toledo.

Otro sería mi patrimonio si me hubieran dado un euro cada vez que he escrito las palabras ciencia, tecnología, I+D+i; y aunque en estos años han sido muchos los artículos de opinión que, a diferencia del primero, sí vieron la luz, solo han servido para dar testimonio de lo que pudo haber sido y no fue.

Porque lo más lacerante es que Cuenca, por su posición en el eje Madrid-Valencia y comunicación por Ave, tenía no pocas condiciones para encontrar en las empresas tecnológicas y los servicios de alto valor añadido su proyecto de ciudad habitable, en el sentido de que pueda ser habitada.

Se ha entretenido en estos años a los conquenses con la especie de que lo nuestro era la cultura y el turismo, que más que un programa u objetivo, era un señuelo para justificar que no tocaban aquí empresas e industrias. Y el señuelo ha funcionado, y casi prefiero un euro por cada vez que se ha pronunciado la frase “no todo va a ser turismo”. Pues turismo y cultural tampoco. Porque, y son solo dos ejemplos, Puy du Fou está en Toledo, provincia de Toledo, y la subsede del museo del Prado tiene ya destino en Guadalajara.

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: