La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Dos mil ciento veinticuatro millones novecientos quince mil euros


En Cuenca hay muchas costumbres. Por ejemplo, la de colocar vallas en las calles de la capital por alguna avería y dejarlas ahí hasta que echan raíces.

Otra costumbre es resignarnos cuando nos arrancan de las entrañas cosas tan importantes como el ferrocarril convencional e, incluso, mirar con extrañeza a quienes siguen luchando sin descanso porque el dichoso plan equis (un genio quien le puso el nombre, por cierto), no entierre la comunicación ferroviaria de Cuenca y de sus pueblos con Madrid y Valencia.

Son costumbres; y, si lo son, pues ea, que decimos aquí.

Qué bien le ha venido siempre a quienes les importamos un bledo nuestra resignación histórica. Cuando se han cansado de engañarnos, sencillamente se han quitado la careta y han actuado sin pudor, porque ¡ea, qué le vamos a hacer!

 Siguen haciéndolo, o intentándolo. Porque podrá haber quien tenga el poder, pero eso no les da la razón, aunque les dé la fuerza para imponerla. Sí les da la mejor posición para distribuir su relato, subvencionando a cascoporro, pero no les dará la razón.

La inversión que luchamos por retener en Cuenca, en Villar de Cañas, con la construcción del ATC, de su centro Tecnológico Asociado y de su Vivero de Empresas es el mayor ejemplo que se me ocurre.

Nos quieren hacer creer que en Castilla-La Mancha no se va a construir el ATC, cuando hasta los anti-todo de los ecologistas de salón reconocen que es la opción más viable. Pero no dicen que, si no se construye en Cuenca, sí construirán dos en Guadalajara (Trillo y Zorita). Y, si lo hacen, a Cuenca ni un duro, por supuesto; y, además, los construirán sin Centro Tecnológico y sin Vivero de Empresas.

Seguro que lo sabe, pero Zorita está a 38 kilómetros de Tarancón y a 67 km de Cuenca; y Trillo a unos 80 kilómetros de Tarancón y de Cuenca. Y, por cierto, en Zorita ya hay residuos al aire libre; imagínese usted lo peligrosos que serán.

Le están intentando engañar, astuto lector. Le están intentando hacer creer que un proyecto del Estado es malo sólo porque se apellida nuclear. Le ocultan que ya hay otros ATC en Europa y que están al lado de fábricas de mermelada. 

No le dicen tampoco que en pueblos muy cercanos a Villar de Cañas hay basureros descomunales de sepa Dios qué residuos y que eso no sólo lo aplauden, sino que lo han construido quienes se oponen a que la provincia reciba una inversión de mil millones de euros.

Imagino que tienen miedo de que el desarrollo de nuestra tierra no esté controlado por quienes lo han manejado siempre. Porque estas inversiones dependen del Ministerio y están muy fiscalizadas. Poco margen les dejan.

No se deje engañar. Si Cuenca pierde el ATC que Villar de Cañas hoy sí tiene, es usted quien más lo notará. Si Cuenca pierde su ATC, el dinero, las obras, los puestos de trabajo, las inversiones y la investigación científica que trae consigo se irán. Pasarán por nuestras carreteras hasta otro lugar mientras nosotros nos lamentaremos por no haber reaccionado a tiempo.

Dos mil ciento veinticuatro millones novecientos quince mil euros: es la factura que usted, contribuyente, pagará si no se construye el ATC en Villar de Cañas. Dos mil ciento veinticuatro millones novecientos quince mil euros

Quienes juegan con su dinero nunca sufragan nada. A ellos les da igual que usted pague aún más en su factura de la luz por el inaceptable retraso en la construcción del ATC que ha generado la actitud arbitraria de un grupo de políticos nescientes y despiadados. 

¿De verdad va a dejar que esta gente se siga riendo de usted? ¿Acaso no va a reaccionar?

Sí, sé que lo hará; y la forma de hacerlo ya sabe cuál es. Firme a favor del ATC, apoye también el ferrocarril; en definitiva, ayude a Cuenca a no perder su futuro. 

En este enlace puede hacerlo:

https://drive.google.com/drive/folders/1mWvLFp67qqts6uC3u6UOTYNTSXEt7qCb?usp=sharing 

Sólo tiene que rellenar sus datos en el documento y enviárnoslo a despoblacionvillardecanas@gmail.com

 No se resigne.


Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: