La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

El conocimiento, fundamental


Estamos ya finalizando el estado otoñal, llamando al gélido invierno que nos espera, los ríos se quedan sin su sombra veraniega que proporcionan frescura a todo aquel que se acerca, chopos y fresnos desnudos, donde la escarcha ilumina las telarañas ocultas y algún que otro aparejo de pesca.

Es tiempo de freza de la codiciada y escasa trucha común, fruto de como ya hemos dicho en otras ocasiones de una nefasta gestión llevada a cabo y lavada con un estudio de más de un millón de euros.

En medio ambiente, como en sanidad, economía y en todas y cada una de las distintas áreas, en general, deberíamos de contar con dirigentes que tenga ciertos conocimientos y sobre todo aquellos recibidos “a pie de obra” con criterio real y encaminados a equilibrar su conservación, con el desarrollo de las zonas deprimidas, dado que el medio ambiente tiene un gran potencial dinamizador entre los que se encuentra la pesca deportiva.

A colación de lo dicho anteriormente, podemos ver personas, al cargo de áreas de medio ambiente, dígase la Diputación de Cuenca (entre otros), que lo más verde que han visto, por decirlo de una forma llana, ha sido el césped del parque. Por ello no hay más que comprobar esa gestión medioambiental que se viene desarrollando en la provincia de Cuenca y que, por ende, conlleva al deterioro del agua que discurre por los ríos y acuíferos.  Recordamos que seguimos en nuestra provincia, con un claro ejemplo de nefasta gestión con respecto a la naturaleza, el macrovertedero de Almonacid del Marquesado, con toneladas y toneladas sepultadas e incluso algunas incendiadas, y con las lluvias facilitando la lixiviación de productos tóxicos a las mismas. Cabe recordar que aguas superficiales próximas y posiblemente acuíferos abastecen a las Tablas de Daimiel, donde conviven especies piscícolas y anátidas que podrán verse seriamente perjudicadas.

En definitiva es un ejemplo de tantos, donde por la incompetencia, dejadez, abandono y mala praxis en la materia, nos vemos seriamente perjudicados toda la sociedad y en especial el mundo rural. Las especies piscícolas cada vez tienen peor subsistencia en el medio acuático, los pescadores cada vez tienen más y más restricciones como si delincuentes fueran y todo ello, no lo olviden, es porque en este barco que estamos subidos, carece de capitán y vamos sin rumbo y a la deriva.

“El ignorante grita, el inteligente opina y el sabio calla”.

Javier López Salmerón

El anzuelo del Júcar

La Opinión de Javier López Salmerón

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: