La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Elecciones municipales y...


Cuando digo que soy candidato a las municipales en mi pueblo, la gente suele decir: “Vosotros no sois políticos. Políticos, los que viven de la política”. Y se quedan tan tranquilos, después de tal razonamiento. Como comprenderán, yo no estoy de acuerdo con dicha hipótesis, pues no hay que tener disposición exclusiva y cobrar por ello para ser político. Con dicho planteamiento, sólo serían políticos unos cuantos. Otros dicen que para ser político hay que tener estudios. Según estos, sólo quienes han tenido la suerte de poder estudiar, podrían ser políticos, aunque fueran mediocres (eso sí, mediocres cultivados), excluyendo al resto de la población de participar en el devenir de sus lugares. No estoy de acuerdo con estos planteamientos, pues vemos más a menudo de lo que debiera ser, gente estudiada, dedicada a la política, que deja mucho que desear. Los políticos pueden ser buenos o malos, mediocres, tantas aptitudes como personas hay sobre la faz de la tierra, por ello toda generalización es mala y todo el mundo tiene derecho a participar.    

Como bien dijo Aristóteles, cuando el pueblo participa en la política y se gobierna a sí mismo eligiendo a sus representantes, se gobierna democráticamente. Dicho lo cual, en estos momentos vamos a elegir representante para Las Cortes regionales y Ayuntamientos. A poco que pensemos, nos percataremos de la diferencia abismal existente entre una y otra convocatoria; pues los diputados regionales se presentan en bloque en distintos partidos políticos, con unas reglas muy diferentes a las que rigen en los pueblos, sobre todo en los pequeños municipios, donde las listas, aunque se presenten por los mismos partidos o por agrupaciones electorales locales, son abiertas y se suele votar a las personas. Aquí, en los lugares, las personas suelen ser el motor que rige la vida del pueblo. Se mira mucho la cercanía, la confianza y la trayectoria y lo que cada candidato haya realizado a lo largo de su vida política. En fin, aspectos difíciles de evaluar en las listas cerradas, donde, como mucho se conoce a los primeros de las mismas.

La familia y los amigos suelen ser importantes en la elección de los concejales, pero, en estos sitios, donde el mayor interés es el buen funcionamiento de la población, lo más importante suele ser la confianza, la proximidad y el fácil acceso a los gobernantes, para cualquier cuestión, incluso a veces fuera del horario de oficina. Es habitual que personas cuyas ideas difieren de la de los candidatos, se  aparten de su ideología, votando a las personas en las municipales, volviendo a votar según su ideología en las autonómicas o nacionales.

Voy a ir terminando, no sin antes hacerles, según mi experiencia, algunas consideraciones a la hora de meditar el voto en estas pequeñas poblaciones de listas abiertas: lo más importante, como ya se ha dicho, es elegir a las mejores personas; personas con una trayectoria favorable, evitando a esas que se hacen las simpáticas a última hora; evitar también a esos candidatos que prometen más de lo que se puede hacer, por no ser realistas, puesto que soñar es gratis, soñemos, pero en política, con los pies en el suelo; desconfía también de quienes el único punto en su programa electoral es hablar mal de los actuales gobernantes para ellos parecer algo, quítate tu para que me ponga yo, no suele ser buena opción si no hay nada más. Piensa también, querido lector y votante, que el noviazgo es un periodo que, a veces se dilata en el tiempo, de conocimiento y experimentación antes del matrimonio, donde el deseo de los amantes y la natural exaltación de lo bueno y ocultación de lo que nos parece que no gustará a la otra persona, se parece mucho a la campaña electoral, pero, luego, elegimos representantes para cuatro años que, si no elegimos bien, pueden ser muy largos; también es importante el nivel de compromiso, porque, como se ha dicho, hay que estar cuatro años con la misma disposición de ánimo. Podría continuar así durante mucho tiempo, pero no lo voy a hacer, les dejo para que reflexionen y tomen la mejor de las opciones. 

Como todo el mundo sabe, milito desde antiguo en un partido político y, por ello, no se extrañarán si les pido el voto para el Partido Popular que para mí es la mejor opción. Ustedes verán lo que hacen. Deseo que elijan lo mejor para sus lugares y nos vemos después de las elecciones. Suerte.   

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: