La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Fobias


Nuestro idioma, rico y variado como pocos en el mundo, dispone de una palabra de raíz griega que sirve para definir el odio o el miedo hacia algo o alguien.

De un tiempo a esta parte, aunque la mayoría de quienes usan el término fobia no tengan ni idea de donde procede, parece que todo el mundo es experto en la materia de fobias y recurre a ella aunque no la usa en el sentido que realmente le corresponde.

Ejemplos de fobias los hay en abundancia en castellano: Agorafobia (miedo a los espacios abiertos); Acrofobia (miedo a las alturas); Aracnofobia (miedo a las arañas), Claustrofobia (miedo a los espacios cerrados), Cleptofobia (miedo u odio a los ladrones), Hidrofobia (miedo al agua); Aerofobia (miedo a volar), y así un largo etcétera de miedos y temores, algunos justificados y otros no tanto, es decir, tan contradictorios como el propio ser humano. 

Traigo a colación lo de las fobias en esta columna, a propósito de las últimas noticias aparecidas recientemente en nuestro país, referidas concretamente a la homofobia, y en relación con la falsa  denuncia formulada por un sujeto que manifestó haber sido agredido por un grupo de encapuchados por su condición sexual.

Al final, y gracias a las investigaciones de la policía, se pudo comprobar que la presunta agresión resultó falsa, aunque en días previos al descubrimiento de la verdad, nuestros políticos se apresuraron a hacer declaraciones y poner el grito en el cielo, prometiendo (cosa que se les da muy bien a todos) tomar medidas contra los agresores; y legislar para que quienes sufran este tipo de agresiones se sientan protegidos y amparados por la ley. En eso estoy de acuerdo, sin duda alguna.

Lo que ya no me da tan buena sensación es que estos mismos políticos, que tanto cargaron las tintas y a los que se les llenaba la boca de denunciar (sin comprobar la veracidad de los hechos) y de descalificar a otros grupos políticos, no hayan sido capaces de salir a la palestra para dar una explicación de su comportamiento y pedir disculpas por el ‘error’ cometido. Con su actitud muestran su verdadera cara; su talante, su falsedad y falta de ética, no sólo en este hecho concreto, sino a todos los niveles, ya que siguen empeñados en su idea de que son los únicos poseedores de la verdad, a sabiendas de que lo que sale de su boca no es nada más que una más de las grandes mentiras que venimos escuchando desde que se instalaron en el gobierno.

Puede que ustedes, al leer estas líneas, piensen que yo también caigo en alguna de las muchas fobias que existen, y he de reconocer que sí, que he caído en la Politicofobia (aversión a los políticos), pero como sé que generalizar nunca es bueno y se incurre en errores al meter en el mismo saco a todos, rectifico en mi fobia y la sustituyo por el de pseudología fantástica o mentira patológica que, como su nombre detalla, se trata de un trastorno psicológico que consiste en una conducta repetitiva del acto de mentir. Este término no sé si se puede denominar Verdadfobia, pero de lo que sí estoy seguro es que se viene usando por millones de españoles desde que Pedro Sánchez ostenta la presidencia del gobierno.

Y como aquí cada cual se expresa según su criterio, yo también expreso mi opinión ya que así se llama este digital, aunque si ustedes no están de acuerdo, pueden opinar lo contrario. Besos de verdad…

 

Pepe Monreal

El Búho

La Opinión de Pepe Monreal

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares y Juan Carlos Álvarez.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz y José Fernando Peñalver.

Síguenos: