La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Impune. Del Lat. “impūnis.”


Quien comete un delito por convicción suele buscar los medios para que las autoridades no sean capaces de encontrarle o para que, haciéndolo, no queden pruebas suficientes para condenarle.

Ejemplos hay de muchas clases: desde el asesino que oculta el cuerpo de su víctima, hasta el hacker que utiliza a otros como pantalla para lograr una transferencia no consentida a su cuenta.

Luego están quienes delinquen con orgullo y que, pese a haber sido advertidos de lo censurable de su conducta, la reafirman y la llevan a cabo de forma pública. 

A este último grupo se ha sumado uno nuevo en España: quien delinque de forma pública y, una vez convicto, para quedar impune, consigue que el legislador derogue el delito por el que había sido condenado; consigue que se le amnistíe.

Este nuevo grupo de delincuentes existe y tiene pedigrí español -con acento catalán-.

Se ha conseguido algo inédito y espantoso: que no sea un delito atentar contra la convivencia constitucional a través de una estructura del propio Estado; y de ello ha advertido, abochornado, el Tribunal Supremo: 

“La creación de un marco normativo de ruptura territorial que preparara la secesión de una parte del territorio del Estado, incluso acompañada de actos multitudinarios que condujeran a la inobservancia generalizada de las leyes y al incumplimiento de las decisiones gubernativas o jurisdiccionales que intentaran ponerle término, serían ajenas a la intervención del derecho penal.”

¿Se imagina usted, horrorizado lector, un partido político minoritario de violadores que consiga que se rebajen las penas del delito de abuso sexual? Quizá el ejemplo no sea el mejor, ya sabe usted…

Poco más puede decirse. Los hechos hablan por sí solos: Es la impunidad hecha Ley.

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: