La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

La Roberta


Hoy digo de resina, no sé, y no es por na, que siempre andaban cerca las cabras, esas que como te descuidaras te dejaban sin merienda. Y de alguna cabrona empoderada tendré que decir algo. En Cuenca en 1900 había tres fábricas de resinas. Obreros de fábrica, resineros y guardas de monte. Y se producían 700.000 kg de aguarrás y 2.564.325 de colofonia, siendo lo recogido más del 50% de Unión Resinera Española. Ni más ni menos, no menos ni más (más o menos) que es lo que dijo un tipo muy listo y aplicado llamado Troitiño.

Pero yo quiero acordarme hoy de una cabrona llamada Roberta, cornuda como todos los cabritos con cuernos, como la madre que los parió, ni más ni menos. Ella era una empoderada que llego a la edad adulta sin dejar que ninguna cabra sin empoderar le diera un discurso, lo que hoy dicen los humanos que es un balido, y ellos (homínidos) que son muy listos dicen que es el que más se parece a la voz humana, aunque dudo que muchos sepan distinguir una machorra de un cabrón. Me refiero al ganado caprino, que del humano… ¡bueno!, no todos los distinguen y gracias a los ovejos los cabrones prosperan, algo que un buen postorcito, de los que recorren los rodenales del resinero evitaría, por esa manía en dar cobertura a las cabritas que tiene el chivo perillán y con perilla, y digo perillán porque los cornudos no lo encuentran y cuando se quieren dar cuenta ya ha cubierto a las hembras sin ellos poder enfrentarse a él ni darle un buen topetazo. Lástima no le pasara como le pasó al que se coló en el redil con intenciones concupiscentes y un cabrón en forma le arreglo los ojos junto a un portillo cuando entró (le dio equidistantemente en los cuencos con sus cuernos en espiral). Se me olvidaba que el perillán, al que me refiero tiene dos géneros (RAE), y no hace falta que se inscriba en ningún registro para cambiar su género machirulo o de machorra reconvertida, que eso no tiene importancia entre cabrones empoderados.

Voy a dejar el tema, que como se dice, y perdónenme, se me está haciendo la p. un lio y me degenero, pasando a ser neutro. ¡Qué apacible la vida del resinero que sigue los pasos de su padre! Sabido es que las Robertas cuando saben que va llover se van a los ceñajos pa no mojarse y que no las parta un mal rayo, o vete tú a saber, y lo mismo hacen los humanos, sobre todo los humanos empoderados que sin ser fiel a su trabajo y sin haber gestionado las cosas por el bien de los demás se enriscan en las empresas del IBEX, y de allí estos cabros perillanes, (que no sé su “generico”), se enriscan y no hay tu tía, que no los sacan ni aún que se hunda el techo de la bolsa y llegue al subsuelo en que el ceñajo tiene sus raíces. Na, que lo de los cabrones y la resina hoy no se me da.
   

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: