La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Lo exagerado


Ya está aquí la campaña. La campaña oficial, digo, pues llevamos en una eterna precampaña desde que Sánchez cambió el colchón del Palacio de la Moncloa. Pero ahora viene la formal: la pegada de carteles, los pequeños mítines en los pueblos y las visitas de aquellos que no han pisado el lugar en cuatro años y que no conocen a los candidatos, pero que les abrazan, les besan y les elogian como si fueran amigos íntimos. La Campaña de toda la vida, vamos.

A pesar de ello, algunos siguen actuando con tranquilidad y sentido común, pero otros lo hacen con exageración; olvidando aquello que dijo Talleyrand allá por el siglo XVIII: lo exagerado resulta insignificante.

Y es que, la exageración durante la campaña es la seña de identidad de aquellos que, por no saber qué hacer, hacen ruido; porque saben que nueces, tienen pocas.

Son quince días de promesas y propuestas, unas reales y otras impostadas en las que uno ya no sabe quién ha dicho qué. Medidas copiadas entre partidos subiendo porcentajes y de bravuconadas de algunos a los que nadie hacía caso para tener ese minuto de atención mediática. 

Porque las campañas sirven, en mi opinión, para dos cosas: te permiten descubrir quién sólo hace ruido y quién propone para mejorar; y distinguir entre los que se postulan para hacer algo, y los que lo hacen por puro interés particular o supervivencia. Hay tantos ejemplos recorriendo nuestras cabezas ahora, astuto lector, que cada cual que visualice las caras que buenamente pueda.

Pero tranquilo, no se me agite. La campaña pasará y todo volverá a su sitio, de una forma u otra. Los bulos, las noticias sesgadas y los comentarios exagerados que, por serlo, son insignificantes, se evaporarán. Los Adanes perderán el interés por armar jaleo y se dedicarán a otros asuntos -quizá peores-; y los intereses inconfesables de algunos saldrán a la luz o se disolverán en función de los resultados. Todo lo que hoy parece urgente e insostenible, se relajará y, con mesura y sentido común, se irá solucionando con menos prisa.

Volverá la gestión diaria de los ayuntamientos y de los gobiernos autonómicos que se renuevan y, quienes se presentaron para trabajar, lo harán. Las exageraciones no tendrán sentido entonces y dejarán paso a la indiferencia de aquellos que sólo se postularon por interés personal.

Y es ahí, durante esos cuatro años de legislatura, donde la campaña se hace carne o se esfuma. Son esos años los que hay que observar con detenimiento para conocer realmente a las personas que prometen en campaña. 

Observe, paciente lector, pues como escribió San Mateo: por sus frutos los conoceréis.

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: