La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Los NFT, antiguo timo de la estampita


Ya han llegado las fechas señaladas, familias y amigos van a los cines durante este tiempo de ocio y se intercambian los ‘amigos invisibles’, ya sea ropa que es el último grito (con la tradicional corbata al padre) o, en estos tiempos modernos, dispositivos electrónicos de moda.

Pero con el avance de la tecnología, también avanzan los riesgos que supone. El más reciente son los NFT. “No Fungible Token”, un token, o vale, no intercambiable criptográfico. No tiene nada que ver con otros ‘cripto’ como el famoso Bitcoin, y para diferenciarlo de otros, lo explicaré brevemente: es una ecuación del código binario (los 0 y 1 que componen todo archivo electrónico) de algo. Imagen, texto, traje alternativo de un juego, y más.

El problema que presenta es el valor propio: cualquiera perfectamente hacer clic derecho en una imagen del cuadro de la Gioconda, y venderlo como NFT. No vende la Gioconda, ni ningún derecho de autor, representación o reproducción de la imagen; el comprador lo que obtiene es una cadena de 0 y 1 que se traduce en píxeles que forman la imagen. O lo que es lo mismo, click derecho, “Guardar como…”, enviar a grupo de Whatsapp.

Jack Dorsey, el antiguo CEO de Twitter, vendió por una cantidad absurda el NFT del primer tuit escrito. No vendió un cuadro que lo representa, vendió una captura de pantalla que cualquiera puede hacer y nadie impide que el propio Jack venda más. Como para recibir una ecuación de esa imagen de regalo navideño.

Al menos el timo de la estampita tenía algo más de elaboración, un trozo de papel sin valor como premio de consolación. Algunas compañías mundiales de videojuegos han visto que también podrían apuntarse, siendo Ubisoft la que ha visto oportunidad para sacar Ubisoft Quartz, un sistema en el que compras puntos y gastas esos puntos en un traje en el que vestir a tu personaje. Ya existen las compras cosméticas en los videojuegos, pero ahora además de comprar el traje, puedes comprar un vale diciendo que eres dueño. Sólo falta que anuncien que el ticket o recibo también los venderán aparte.

Mientras algunas compañías se pronuncian a favor y otras en contra, algo quedó claro en la presentación del nuevo sistema: es un componente cosmético para el juego que no vale nada (a pesar del precio en su etiqueta virtual). Al menos un casino da una ínfima posibilidad de ganar (o no).

Espero que este artículo sirva de advertencia, lo pueden llamar ‘experiencia única’ y maquillarlo con un presupuesto de marketing de varios ceros, pero seamos conscientes que un NFT es simplemente un vale no intercambiable de un “algo” digital. Para eso mejor regalar una corbata.



Luis Aranda Valmaña

Press to start

La Opinión de Luis Aranda Valmaña

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: