La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Ofendiditos


“Mira que no se hizo Cuenca para ciegos, como afirma el vulgo en su innata sabiduría, y tú, ciega de nacimiento y de condición, caminas, expuesta a dar un traspiés, al borde del más inesperado precipicio y a sufrir, a pesar tuyo, aunque a gusto de muchos, la pena de despeñamiento.” Quiso Kléiser, a lo Quijote, romper una lanza por Cuenca: “la ciudad olvidada, y más que olvidada escarnecida, no padece consunción de vejez, sino tortura de invierno; no ve apagarse su vida, sino su hogar; no se agobia bajo la carga de los años, sino bajo el peso de aquella otra, más abrumadora e intolerable, de sus pesares y amarguras.” Y como adivinado lo que se veía venir: “tristeza en el ánimo, la consideración de esta injusticia.” Pensando en el pasado: “el pasado de Cuenca se levanta pujante, acreedor y victorioso, para reclamar de los castellanos tributo de amor y de respeto, ya que no un homenaje de admiración y gratitud.”

Haz el bien aprisa, que el mal no pierde tiempo, decía San Francisco Javier, patrón de las misiones. Y bienes de nuestros gobiernos, nastis de plastis. To lo más joder al que venga después. Y no digo na, que me arrean.

Sin agradecimiento hay ofensa. Muchas veces cuando nos hacen un favor nos cuesta dar las gracias. Y cuando hacemos favores, aunque no siempre lo reconozcamos, también nos gusta que nos las den. Cada uno con aquello que tiene y que nos puede ofrecer. Sin agradecimiento hay ofensa. ¿Y en Cuenca que podemos agradecer?, muy poco, y constantemente nos ofenden.

Mi ángel bueno me dice que no arroje mi ira, que no la tire, más si tengo un arma cargada, como no la voy a disparar. Si un energúmeno tiene un rifle y está lleno de ira y no tiene suficiente cabeza, pues quien le impide inmolarse pa na, ¿quién? Nuevos son los pirómanos de hoy en día, esos que tienen ira porque no les llega el sueldo a fin de mes y entonces roban un poquillo para financiar su droga, llamémosla supervivencia. Basándose en su miseria los pobres se agarran a todo tipo de concupiscencias, unos son adictos a la heroína, otros al hachís, y otros a lo ajeno. Pero los peores son los que hunden en la miseria a los que más indefensos están, a los pobres, a los necesitados para mantenerse en sus poltronas, es sus sillones, abusando de un placer no merecido porque han sido toda su vida unos gandules, y siendo delfines del que los precedió, o pidiéndole a otros que hicieran la tesis que elles no acabaron, hoy ejercen la violencia, su menosprecio contra los oprimidos, que lo son por su nefanda gestión y su incompetencia manifiesta. Vivir de espaldas al pueblo es casi lo mismo que poner a los votantes mirando su trasero circunspecto o su manifiesta arrogancia, porque son incapaces de dar la cara ya libremente en los espacios de sus supuestamente protegidos, esos que ellos han desamparado y negado el auxilio que cada vez más necesitados de todo imploran, pero con más dignidad que su excrementísima. Si, para los ofendiditos lo digo, no sólo de España viene el mal que nos aqueja, que la Von der leches dicen que también tiene sangre roja y pensamientos lúbricos, y que por eso es una patita cojita con una sonrisa angelical de veinte por treinta. ¡Ay! Los ofendiditos que no se sienten ofendidos por aquellos a los que han votado.


Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: