La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Por los idus de marzo...


-Fue por los idus de marzo cuando el ministro Planas, en un ejercicio de cinismo, comentó que el alza de los precios era debido al cambio climático. -Dijo el Filósofo.
-¡Qué canalla y qué miserable! -Soltó a bocajarro el Colorao-. Y qué es eso de los idus de marzo. -Preguntó.
-Esa es una forma poética de decir las cosas. Pero no te refieras así a un ministro de España, ten algo más de consideración. -Dijo Romero.
-Es que me enciendo, cuando veo tanta maldad en las personas. -Dijo el Colorao.
-Y si fuera ignorancia. -Replicó Romero.
-No creo que un ministro desconozca la realidad sobre el asunto -dijo el Filósofo-, esto parece más una estrategia bien orquestada, donde los intereses políticos importan más que los profesionales. Todo el mundo sabe que los costes de producción se han disparado en el campo y que a veces se vende por debajo de ellos, a pesar de haber una ley de la cadena alimentaria. 
-Por ahí viene Pericles que, como político en activo, nos podrá iluminar algo. -Dijo Romero.
El Colorao quedó desconcertado, pues Pericles sólo era Alcalde pedáneo de un rento, puesto a dedo por el Alcalde del pueblo. Ni siquiera había sido votado. Le llamaban así por que andaba en una moto torrot y no se quitaba el casco, creían todos que, ni para dormir.
-No creo que Pericles este muy versado en la política nacional- ni siquiera estoy seguro de que sea un político. -Dijo el Colorao que, como buen serrano, era de natural desconfiado.
-Mira, colorao, según el gran filósofo Aristóteles, los humanos somos animales políticos, o sea, que incluso tú eres político. -Sentenció el Filósofo.
-Pero yo no sé nada de política, ¿cómo voy a ser político? Seguro que ese Aristóteles se equivocaba o no sabía nada de la naturaleza humana, sería un ignorante, seguro. -Dijo el Colorao.
-A que tienes opinión sobre lo que sucede en el pueblo. Más de dos veces te he oído criticar al alcalde sobre asuntos municipales. Puede que tu opinión fuera otra. -Dijo Pericles que ya se había incorporado a la tertulia.
-Pues claro. Si hacen las cosas mal... -Dijo el Colorao.
-Ves, amigo, tienes opinión y eso quiere decir que eres político. -Dijo el Filósofo.
-Y, si digo que pasados los idus de marzo unos incendios asolaron parte de las provincias de Castellón y Teruel, por el este y de Cantabria y Asturias, por el norte, dirías que soy también poeta como tú, Filosofo. -Soltó el Colorao a bocajarro.
-Podría decirse así, aunque con muchos matices. -Dijo el Filósofo, que no quería discutir de poesía con el Colorao.
-Seguro que también dirá el ministro que es por causa del cambio climático. -Sentenció el Colorao.
-Probablemente. -Comentó Pericles.
-Se cachondean de nosotros. -Dijo Romero.
-Entonces no se acuerdan de lo que llevan haciendo ya muchos años con las gentes del campo. Dijo el Colorao.
-A qué te refieres? -preguntó el Filósofo.
-Que nos engañan a nosotros y a toda la población. Por un lado, nos dicen que somos necesarios e imprescindibles para el buen funcionamiento del medio ambiente, que ya sé lo que es; se les llena la boca de palabras con el rollo de la despoblación y de la ganadería extensiva y luego hacen todo lo posible para que no podamos vivir de nuestro trabajo. -Argumentó el Colorao, que se había aprendido bien la lección.
-Y qué os parece la visita del Presidente y eso que dijo de que haría lo posible para que todo volviera al estado inicial lo antes posible? -Preguntó Pericles.
-Tengo el convencimiento de que tu ya tienes formada una idea -Dijo el Filósofo.
-Así es. A mí me parece que ponerlo como estaba no sería bueno. -dijo Pericles.
-¿Por qué? -Preguntó asombrado el Colorao.
-Por una razón práctica. Puesto que así se ha quemado, ponerlo como estaba, no os parece a vosotros que volvería a arder de nuevo. -Dijo Pericles.
-¡Qué cabeza más buena tienes! -Le dijo admirado el Colorao-. Esta gente de los políticos nos toman por tontos y todo lo quieren solucionar confundiéndonos con su palabrería. Como si no nos percatáramos de las pegas que ponen para producir alimentos, primando a países terceros y poniendo como moneda de cambio nuestro sector primario. ¡Ni que fuéramos idiotas!
-Me asombras tú también, Colorao. Comparto tu opinión y aun añadiré que sólo hay que ver las imágenes en la tele, para percatarse del exceso de malezas y lo sucios que están los montes. -Dijo Pericles.
-Eso se dice, amigo mío, por exceso de biomasa, que ahora toda la porquería que hay en los montes se llama así, si no, no nos entienden. Llevan años estudiando qué hacer con ella, pero no avanzan, todo son anuncios y más anuncios, sobre todo en periodo electoral. Una pena. -Sentenció el Colorao-. Ahora vamos que ya traspone el sol por Cerro Polo y mueve el ganado. 


Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: