La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Pues yo dos


Embajadora, impresionante, ¿verdad? 

Es la pregunta de la Vicepresidenta (la segunda) del Gobierno de España a nuestra embajadora ante la Santa Sede cuando le enseñaba al Papa la estola de materiales reciclados que le estábamos regalando de manos de Yolanda Díaz.

Impresionante, si; debió decir la circunspecta embajadora mientras pensaría que el Gobierno la va a sustituir por Isabel Celaá, la exministra obcecada con acabar con la escuela concertada y con los centros de educación especial. Pensaba usted, ingenuo lector, que la había perdido de vista, ¿eh?
Todavía visualizo la cara entre diplomática y sorprendida de la embajadora ante la impertinente intimación de su Vicepresidenta desde la otra punta del despacho. Por alguna razón le hizo esa pregunta, pero esos ángulos ciegos se me escapan, lo reconozco.

Lo que no se nos escapa, por ser de cansino anuncio, es esta visita de Díaz al Vaticano. Una visita de naturaleza privada, como la que usted habría tenido con cualquier Pontífice. Pero con sutiles diferencias; una de ellas, que ha ido a ver al menos ibérico de los Papas conocidos.

Porque lejos quedan aquellas multitudinarias vueltas al ruedo de un Papa por España o las típicas audiencias a los políticos españoles, en las que flexionaban la rodilla ante el Sumo Pontífice para besar, extasiados, el anillo del pescador. Ahora el Papa es otra cosa, es humilde, paupérrimo, no calza zapatos rojos y duerme en Santa Marta en lugar de en el Palacio Apostólico. Quizá por eso tampoco quiere venir a España; o le debe oler a ajo, como a Victoria Beckham.

Es el Papa más cercano a quienes atacan lo que se presupone que él defiende que a aquellos que lo han defendido. Ahora, el primer Papa jesuita es el nuevo adalid de los Derechos Humanos (si Blasco Ibáñez levantara la cabeza).

Y aquí lo utilizan los grandes líderes de la Democracia como Rufián o Pablo Iglesias. Ahora, los partidos de izquierdas idolatran al Papa. Aunque me da la impresión de que hacen como con el Rey don Juan Carlos I en otro tiempo: no son católicos, son francisquistas. Y ya sabemos lo que han hecho con el Rey de la Transición en cuanto han podido…

Ahora, usted es facha si no comulga con los fuegos artificiales de Francisco. Porque, en realidad, no son más que eso, fuegos artificiales sin traslación práctica.

Pero todos están encantados con un Papa zalamero que va a visitar campos de refugiados, aunque hoy obvian que cuando los migrantes se le acercan para recibir su venerable bendición, no puede evitar torcer el gesto y echarse para atrás. Adoran a un político (porque lo es) que no esconde su habilidad populista.

Pues a este señor ha ido a peregrinar, como el que consultaba al oráculo de Delfos antes de la batalla, la Vicepresidenta (la segunda) del Gobierno de España. No puede ser casual el momento ni la poderosa imagen que transmite Díaz como una señora fiable para propios y extraños. Sí que se le ha quedado pequeña la esquinita a la izquierda del PSOE, sí. Y este Papa le viene como anillo al dedo. Él sabrá.

Porque el Vaticano le ha regalado una oportunidad que pocos candidatos de la izquierda radical han tenido. Y lo ha hecho a conciencia, porque es un Estado cuyo único poder reside en la diplomacia, y estos detallitos los cuidan.

Además, lo ha hecho con guasa, porque le han regalado cinco minutos más que al Presidente del Gobierno; y los medios se han encargado de remarcarlo. Aún me parece oír el rechinar de dientes desde La Moncloa. Hasta la Vicepresidenta (la primera) saltó para decir que ella había ido, no una, sino dos veces a ver al Papa. 

Lo cómico es que nadie le había preguntado. En el gabinete presidencial son conscientes de que esta nueva candidata no tiene mucho aspecto de repetir el bluf de Errejón. Díaz parece mucho más astuta y menos exhibicionista en cuanto a su estrategia. Se está dejando querer y hasta bendecir, aunque seguimos sin saber si va o si viene. Cosas de gallegos.

P.D. Lo que no es de gallegos, sino de conquenses que no agachan la cabeza ante agresiones inadmisibles, es la manifestación a favor del tren en nuestra provincia, hoy domingo, 19 de diciembre, en la plaza de España de Cuenca, a las 12:00 h. 

Porque no todo lo arreglamos con un ea… 

Alejandro Pernías Ábalos

Tertium genus

La Opinión de Alejandro Pernías Ábalos

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Ana Martínez Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: