La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Trivialidades


Juro por mi salud que no tengo ganas de escribir ni una línea. De verdad. Cierto es que suele pasar cuando uno regresa del primer turno de vacaciones y aguarda impaciente el segundo, aunque no es mi caso, porque desde hace un par de años estoy de vacaciones permanentes y por lo tanto no puedo achacar mi falta de ganas de juntar letras ni al estrés laboral ni a nada que se le parezca.

En fin, nobleza obliga, y aunque me apetezca escribir tanto como si me pusieran una inyección en las rodillas, vuelvo al tajo semanal, sin más compañía que mi sombra y la de mi fiel compañero, el búho, que es el que en realidad me provoca a rellenar un nuevo espacio con cuatro letras, con mayor o menor fortuna, según el día, la hora y cómo esté uno de ánimo. Yo también soy humano, aunque a veces no lo parezca, tengo derecho de tener mis debilidades.

De modo que me pongo manos a la obra porque, total, para ingeniármelas y escribir una columna tampoco hay que ser un genio. Juntar cincuenta líneas no cuesta ningún trabajo, y menos si cuentas trivialidades;  temas intrascendentes, de actualidad televisiva o de las idioteces que sueltan algunos políticos. Realmente se podrían llenar cien columnas con las barbaridades que se escuchan en el Congreso o mejor aún, en los mítines multitudinarios en los que los fieles acólitos aplauden al líder sin apenas haber escuchado lo que ha dicho.

Otra cosa sería tener que contar en la columna semanal las maravillas de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad que tanto ha evolucionado en los últimos veinte años. Ahí es cuando sí tendría que esforzarme para enumerar los grandes cambios, todos positivos, que se han producido en Cuenca. Tendría que contar las grandes infraestructuras, la desaparición del cableado en el casco antiguo, el repintado de la señalización horizontal y asfaltado de las calles, la ordenación urbana coherente; el aprovechamiento de edificios semi abandonados, la demolición de otros en estado ruinoso, la constante actividad en el Bosque de Acero; la conclusión de las obras de la subida a las Casas Colgadas, el funcionamiento fluido y puntual del tren convencional, la facilidad de aparcamiento en el centro y en la Plaza Mayor…. Sería un contar y no parar, a lo que habría que sumar en capítulo aparte, el numerosísimo aumento de visitas turísticas que, en ciertos meses del año, superan a las de ciudades de nuestro entorno. Y así un sinfín de cuestiones más que han sucedido en estas últimas dos décadas. 

Pero hoy no toca, y mañana quizás tampoco porque ahora, en otoño, lo único que apetece es salir a pasear y contemplar las riberas de los ríos que van cambiando de color, y se pueblan de hojas ocres y amarillas. Total, la estampa de siempre, lo cotidiano, lo que ya conocemos y que no cambia nunca.

Termino como empecé: sin ganas de escribir, y más condenado que La Pantoja, pensando que me queda todo un invierno por delante en el que tendré que seguir escribiendo cada semana, contando lo que sucede, si es que sucede algo digno de contar, o si no pasa nada, volveré a garabatear -como en este caso- las trivialidades propias de una ciudad que se adormece contemplando la belleza de su otoño y que no es capaz de despertar ni con la llegada de la primavera. Y así, siglo tras siglo. Descansemos en paz.

 

Pepe Monreal

El Búho

La Opinión de Pepe Monreal

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Fernando J. Cabañas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Fabián Beltrán, Antonio Gómez, Julián Recuenco, María Lago, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, Silvia Valmaña, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: