La Opinión de Cuenca

Magazine semanal de análisis y opinión

Una guitarra artesana como regalo de terminación del bachiller


A propósito de mi último artículo, que hablaba sobre la necesidad de ayudar a los empresarios y emprendedores, voy a incidir en que debemos empezar por los de Cuenca, que haberlos, los hay.

Cuando tenía 14 años mi hermana Asun empezó a tomar clases de guitarra con un profesor que venía a casa un par de veces por semana. Era un hombre encantador del que recuerdo perfectamente su cara, pero, desgraciadamente, no su nombre. Como nuestra casa no era grande, yo oía las clases y aquello sonaba bien. Así que, al cabo de un par de meses, les pedí a mis padres que me metieran en las clases.

Estuvimos con el profesor dos años. Era muy educado, pero exigente. Nos exigió aprender a leer el pentagrama. Daba clases también a nuestro insigne conquense José Juan Ruiz Gómez (que ha tenido un gran éxito profesional en su vida, siendo en la actualidad presidente del Instituto Elcano) y a su hermana Mary Fe, ambos amigos de Asun y míos.

En esos dos años aprendimos bastante. Sobre todo, a hacerlo bien, a no cometer errores básicos, a tocar en equipo de dos guitarras y, como decía, a leer el pentagrama, cosa que requiere una adaptación mental especial. O sea, todo bueno.

Y, ¿a qué vendrá esta historia y cómo se enlaza con ayudar a emprendedores y empresarios?

Como había aprovechado bien mis clases, cuando terminé COU, mis padres me regalaron una buena guitarra. En los años 60 era normal que a los pueblos que por tamaño no pudieran tener una banda de música municipal llegara para las fiestas una banda de otro municipio. A Barajas de Melo venía la banda de Santa Cruz de la Zarza y sus integrantes dormían distribuidos en distintas casas del pueblo. En la nuestra dormía uno que tocaba el clarinete.

Ese señor les indicó que las mejores guitarras de España se hacían en Casasimarro, en la casa de la familia Carrillo. Allí encargaron el instrumento que recibí en 1974 y que ahora me acompaña en estos casi 5 años que llevo en México y antes en Venezuela, Brasil, Francia e Indonesia donde ha vivido.

En Casasimarro se desarrolló una habilidad especial para la construcción de guitarras desde que en 1744 un “Carrillo” de hace siete generaciones llevó al pueblo sus experiencias en la construcción de ese instrumento adquirida durante un año en Granada. 

Desde entonces tenemos en Cuenca uno de los focos mundiales de construcción de guitarras artesanas de calidad.

En 2016 ocurrió una desgracia en mi casa. Alguien dejo la caja de mi guitarra apoyada cerca de un radiador. Siendo invierno en Madrid y con la mala costumbre que tenemos de calentar muchísimo los mismos, ocurrió lo que tenía que ocurrir. La tapa de mi guitarra se abrió, quedando herida de muerte y sacando unas cuantas lágrimas de mis ojos. 

Una vez asimilado el disgusto en primera instancia, mi obsesión era que la tratasen en el taller de los Carrillo. No teniendo mucho tiempo, un día coincidí con nuestro querido Presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, a quien había conocido en una de las varias presentaciones de sellos relacionados con Cuenca que realicé durante mis seis años y medio al frente de Correos, y le pregunté si me podía presentar a quien estuviera al cargo del taller de los Carrillo.

Siendo Benjamín como es, siempre ayudando en lo que pueda, me puso en contacto con Vicente Carrillo, actual responsable de la casa creada por su ancestro en 1744. Benjamín me hizo el favor de llevar mi herida guitarra en uno de sus viajes a Casasimarro y entregársela directamente a Vicente, quien un par de meses después tenía mi guitarra perfectamente reparada.

Fui a recogerla personalmente con mi mujer y Benjamín nos preparó una preciosa visita turística a Alarcón y a la muy desconocida Villanueva de la Jara (donde su encantadora alcaldesa Mercedes Herrera nos atendió muy por encima de nuestros merecimientos) que nos resultó espectacular e interesantísima.

Llegamos tarde a Casasimarro y allí estaba Vicente que nos contó la historia del taller. Me pareció una labor artesanal impresionante lo que hacen. Vicente tiene el premio Nacional de España de Artesanía de 2010. No digo más.

Vicente es el paradigma de emprendedor que crea riqueza para el pueblo, para Cuenca y para España, ha construido guitarras hechas a mano de la A a la Z para gente como Paco de Lucía, Tomatito, Cañizares, la familia Carmona y, para cortar orejas y rabo, para Keith Richards de los Rolling Stones, entre otros muchos. Exporta el 80% de su producción a medio mundo. Tiene 8 empleados y está encontrando dificultades para que entren jóvenes a trabajar en el taller.

No recibe un euro de apoyo. Desarrolló toda una agenda para que la Universidad de Castilla La Mancha desarrollase un grado de Luthier, que se quedó en el limbo.

Además de recoger mi guitarra, me quedé prendado de la labor de Vicente y no pude dejar de comprarle otra guitarra que me entregó varios meses después y que tengo como oro en paño en mi casa de Madrid.

Soy amigo de Vicente. Sigue con su carácter emprendedor en la piel. Visita, sin hablar inglés bien, ferias en Alemania, Estados Unidos, Japón, etc. y da charlas de creatividad en instituciones prestigiosas del mundo. 

Ayudemos a los muchos Vicentes que hay en nuestra querida España. Y más especialmente a los que sostienen actividad económica en las zonas que se van quedando despobladas, para que mis hijos puedan regalar una guitarra artesana a mis nietos en vez de una hecha en China. Y si no quieren una guitarra, que sean cristalerías, zapatos, vajillas, muebles, manteles y todo lo que la artesanía puede ofrecer.

 

Quienes somos:

  • Dirección y coordinación Alicia García Alhambra
  • Redes Sociales y Contenido Audiovisual: José Manuel Salas
  • Colaboradores: Pepe Monreal, Jesús Neira, Enrique Escandón, Martín Muelas, Cayetano Solana, Manuel Amores, Antonio Gómez, Julián Recuenco, Ana Martínez, Carmen María Dimas, Amparo Ruiz Luján, Alejandro Pernías Ábalos, Javier López Salmerón, Cristina Guijarro, Ángel Huélamo, Javier Rupérez Rubio, María Jesús Cañamares, Juan Carlos Álvarez, Grisele Parera, José María Rodríguez, Miguel Antonio Olivares, Vicente Pérez Hontecillas, Javier Cuesta Nuin, Vicente Caja, Jesús Fuero, José María Rodríguez, Catalina Poveda, José Julián Villalbilla, Mario Cava.
  • Consejo editorial: Francisco Javier Pulido, Carlota Méndez, José Manuel Salas, Daniel Pérez Osma, Paloma García, Justo Carrasco, Francisco Javier Doménech, José Luis Muñoz, José Fernando Peñalver.

Síguenos: